AlexPuig_PeterThielQuote (3)

De pequeños nos enseñan a competir, a ser el que tiene mejores notas, el mejor futbolista del patio, el que tiene más cromos… La televisión y el cine no ayudan mucho, nos muestran la vida como una serie de competiciones que debemos ganar. Sólo el más competitivo es feliz. ¿O no?

En mi caso, estudié telecomunicaciones por que era una carrera considerada de las difíciles y eso me permitía competir por un mejor puesto de trabajo. Siendo sincero es una carrera que ha aportado poco valor a mi vida. Me ha abierto muchas puertas, pero ahora se que no en la dirección acertada, me ha marcado un camino hacia unos objetivos con los cuales, a día de hoy, no me siento identificado. Quizás eran los de mis padres, no los míos.

Competir es como trabajar con la visión de otro

Algo que no entiendo de los planes de negocio, y son muchas cosas las que no entiendo, es la necesidad de realizar un informe exhaustivo sobre la competencia, ¿Qué hacen? ¿Cómo lo hacen? Tecnología, inversión… No digo que sea malo conocer a los players del mercado, pero hasta que punto todo este conocimiento influye en mi visión del proyecto, me aleja de mi idea y limita la capacidad de innovar.

Como empresa yo tengo mi misión y mi visión, mi manera de hacer las cosas y unos objetivos claros de lo que quiero y de lo que no quiero, y os aseguro que no quiero ser mi competencia, quiero ser yo mismo y aprender cometiendo mis propios errores.

Entre competir y tener un monopolio, prefiero el monopolio, y la única manera de crear un monopolio es mediante la innovación disruptiva. Las copias están predestinadas a competir, lo que no significa que les vaya mal.

Si haces las cosas bien tarde o temprano alguien te copiará, y es entonces cuando podrás decidir si competir o por lo contrario seguir adelante con tu visión, y seguir innovando.

Competir significa aceptar las reglas de la competición

Sólo puedes perder si compites. Competir significa aceptar las reglas de la competición, pero para mi, emprender significa luchar por romper reglas y normas. Las normas de juego definen nuestra zona de confort, romper las reglas significa salir de la zona de confort, implica dejar de competir y por lo tanto no tienen sentido conceptos como ganar o perder. Si no puedes perder tampoco puedes fallar, sólo aprender nuevas maneras creativas de alcanzar objetivos sin éxito.

La competición no perdura en el tiempo, estamos predestinados a perder, nos hacemos mayores y perdemos habilidades. Si necesitamos ganar para ser felices significa que sólo seremos felices mientras estemos al máximo de nuestro potencial, pasado este, nunca más volveremos a sentirnos completos. A menos que no compitamos, entonces estamos siempre en un estado de felicidad y tranquilidad.

Facebook Twitter Linkedin Pinterest Email